ESTACIÓN 6: SIN ESTACIÓN 

Algunas palabras, aunque sean conceptos propios de la naturaleza, no pertenecen, por sí solas, a ninguna estación. Algunas deben de estar combinadas forzosamente con otra palabra parar poder pertenecer a una estación. Por ejemplo: «viento» no pertenece a ninguna estación, pero «viento frío» sería palabra kigo de invierno. De igual forma, las expresiones «viento de invierno» o «viento de verano», tendrían entonces un complemento que las convierte en kigo. Cualquier palabra que en el buscador de www.haikukigo.com no aparezca como palabra kigo por sí misma es una palabra «no estacional». Si aparece en combinación con otras, se debe respetar dicha combinación para que pueda ser la kigo del haiku que se está escribiendo o traduciendo. A las palabras «sin estación» o «no estacionales», se les llama algunas veces keyword en la tradición anglosajona, ya que son palabras eje o palabras de referencia, utilizadas para crear un haiku llamado muki, es decir, haiku sin palabra de estación (mu: negación, ki: kigo o palabra de estación). En Japón si un haiku no tiene kigo y utiliza una palabra «no estacional» rara vez ganará un concurso o será seleccionado en antologías competitivas. Sin embargo, el muki no deja de tener su valía, tanto para publicación como para, simplemente, compartirse. A continuación algunos ejemplos de palabras «sin estación» o «no estacionales» según el saijiki original japonés y según el kiyose mexicano aquí propuesto:

  1. Abeja.
  2. Agave o maguey.
  3. Ajolote (Ambystoma mexicanum). Del náhuatlāxōlōtl: donde atl significa agua, y xōlōtl, animal de piel lisa.
  4. Coral.
  5. Chile (jalapeño, serrano, habanero, morrón, poblano, etc).
  6. Elefante.
  7. Gato.
  8. Gorrión.
  9. Loro, perico.
  10. Lluvia.
  11. Mezcal (y similares: bacanora, etc).
  12. Mono, chimpancé.
  13. Ola (de mar).
  14. Pájaro.
  15. Paloma.
  16. Perro.
  17. Pez.
  18. Pulque.
  19. Tacos.
  20. Tepache.
  21. Tequila.
  22. Tianguis. Del náhuatl tiānquiz(tli): mercado.
  23. Viento.
  24. Xoloitzcuintle. También conocido como perro pelón mexicano o perro azteca. Se le considera patrimonio cultural y símbolo de la Ciudad de México. Su nombre proviene del náhuatl, significa «perro de Xólotl». Xólotl es el dios del ocaso, de la vida y la muerte, gemelo de Quetzalcóatl.